Atleta venezolano en el exilio: carta abierta al presidente del COV, Eduardo Álvarez y las federaciones

Saludos y respetos, honorables personas.

Antes de iniciar la pequeña misiva con mucho respeto quiero pedirles por favor, recuerden algo: los que hemos cargado con la peor parte de la tragedia que vive el deporte nacional, somos los atletas, deportistas y entrenadores. Somos nosotros quienes estamos regados por el mundo con sueños destrozados y carreras desechas, somos nosotros quienes estamos trabajando en cosas que ustedes ni se imaginan, somos los excampeones nacionales, centroamericanos, suramericanos, panamericanos y mundiales, los buhoneros de Suramérica. Somos nosotros sus otrora y también actuales selecciones nacionales.

Profesor, Eduardo Álvarez y federaciones deportivas del país, la presente es una pequeña carta escrita por un siempre atleta venezolano, porque nunca se deja de ser un hombre del deporte, y ahora exatleta de la Selección Nacional de Venezuela (Tiro Olímpico, armas largas), en días recientes se ha levantado un revuelo por un audio en el que a pesar de estar manipulado, el presidente del Comité Olímpico de Venezuela se refiere de manera impropia a sectores que no se logran definir con claridad porque el sonido está, y lo refiero nuevamente, “manipulado”, pero lo que sí es reprochable es la forma despectiva como se expresa.

En fin, no caeré en las claras intenciones de quienes filtraron el audio, que no es otra que levantar odios viscerales y estúpidos entre ustedes los federativos, porque evidentemente prefieren que no sea usted el que esté a cargo del COV sino personeros de la revolución que probadamente han demostrado una capacidad dantesca para destrozar el sistema deportivo venezolano, me remito a lo que han hecho en 15 años al frente del órgano rector del deporte.

Usted señor Álvarez no es mi amigo y de hecho le recuerdo quien soy, mi nombre es Martrin Gutiérrez, quien estuvo al frente de las primeras manifestaciones de atletas que se realizaron en el estado Carabobo en febrero del año 2006 reclamando por las condiciones insalubres que existian en la villa olímpica para los atletas y el abuso en el uso de esta casa del deporte para actos politicos partidistas, fui yo quien le llamó pidiendo ayuda porque el ex-gobernador Acosta Carlez se preparaba para lanzar a la policía de Carabobo “con todo” como dijo él, contra la manifestación de atletas. Efectivamente lo hizo y usted NO nos ayudó. Nos apalearon a tiros, a bombas lacrimógenas, y nos reprimieron con golpes resultado: seis atletas heridos, nueve presos y mi persona amenazada de muerte por quienes dirigían Fundadeporte (Ermagoras Mangle, director de alta competencia).

Diferente a lo que podría ser mi postura, que no es otra más que la de una persona que no olvida, curiosamente no le guardo rencor y tampoco le idolatro, pero si quiero enfatizar en que sería estúpido de mi parte y de parte de los atletas que sufrimos el exilio, pensar que si nos préstamos para que el Estado populista y chavista se apodere de el último bastión de independencia deportiva que queda. Evidentemente estaríamos haciéndole el juego a esos seres indeseables que ya en paupérrimas condiciones han dejado la institución deportiva venezolana. Basta solo con mirar lo que han hecho estas sátrapas durante 15 anos y nos daremos cuenta de lo que le espera al deporte venezolano. Muerte: asesinato de presidentes de federaciones, asesinatos de atletas incluso por desatención médica, y lo último, asesinatos de niños deportistas a manos de organismos policiales; exilio: desmantelamiento de selecciones nacionales enteras, entre ellas el hockey o el caso del tiro deportivo por nombrar algunos. Honorables atletas que otrora fueron referencia en su país, sus comunidades y familia como ejemplo de dedicación y perseverancia, campeones de todas las tallas que hoy están regados por el mundo, trabajando en cualquier cosa y a cualquier precio para comer y enviarle ayudas a su familia, golpeados por el hambre y la xenofobia en la soledad de un cuarto de mala muerte con alguna vieja foto de su glorioso pasado y lejos del calor familiar; destrucción por abandono de instalaciones: complejo de piscinas en varios estados inoperativas, campos de béisbol, de fútbol y espacios multiuso destrozados y tomados por el hampa, deportes sin sedes o instalaciones deportivas arrebatadas a las federaciones para usos logísticos del populismo y ni hablar de las condiciones postguerra de las instalaciones deportivas en instituciones educativas; robo y latrocinio: mencionaré solo las condiciones en que el último ministro dejó la sede de mindeporte a su salida de la cartera deportiva, incluso para entregársela a una gestión chavista afín a su bloque político, se lo robó todo, desmanteló oficinas y almacenes. Sus mismos copartidarios se refirieron a la acción diciendo “este hombre se robó todo como que si viniera una gestión opositora”; el hampa en la institución deportiva: de varias formas han encontrado mecanismos incluso para pagar salarios a la delincuencia a través de la figura del deporte venezolano y me refiero al fracasado plan chamba en el que recibieron salarios y financiamiento organizaciones delincuenciales, además la delincuencia nos toca tan de cerca que hasta han contratado funcionarios que después secuestran a nuestros selecciones nacionales. Vemos cómo la delincuencia exige cuotas de contrataciones de peloteros y también vemos cómo los organismos de seguridad asesinan a niños deportistas; politiquería: las constantes presiones para que los atletas se presten a los espectáculos tétricos que el chavismo monta, todo bajo la promesa de que sí participan, pues obtendrán dadivas para sus entrenamientos; de todo lo mencionado hemos generado y publicado reseña gráfica y soportes, incluso audiovisuales en nuestra pequeña plataforma www.trcdeportepordentro.com , pueden visitarla y revisar estos y muchos casos más de lo que es la gestión populista de los «personajes revolucionarios». Esto es lo que nos espera si caemos en este juego de odios para dividir, nada será distinto.

Por favor discutan sus posturas, redefinan, replanteen y cambien todo lo que tengan que cambiar, pero fijen estrategias sólidas y contundentes en función de recuperar el deporte y no perder esta última línea de institucionalidad. Ustedes están siendo asediados, los compran con cheques sin fondo, con dadivas medidas en bolsas de comida, los compran con migajas, con promesas que no cumplirán, con palabras de atención que se convertirán en silencios de abandono. Por todos los medios los intentaran dividir, y aunque no son perfectos, son lo último que queda. No soy particularmente amigo de las federaciones, mi postura lo confirma con un año al frente de la primera aguerrida Comisión Nacional de Atletas  la del Tiro Olímpico, pero si entiendo claramente que ustedes están en el lado del terreno que debo defender y aunque no comparto con su forma de hacer las cosas prácticamente nada. Tengo la claridad y la certeza plena de que si el grupo de politiqueros socialistas del siglo XXI termina de tomar el deporte venezolano en poco tiempo lo dejará como han dejado todo lo que han tocado en mi hermoso país.

Los federativos que tienen el honor lastimado por las ofensas que se han emitido entre ustedes, recuerden que nosotros los atletas también estamos ofendidos porque nos han matado, nos han robado nos han secuestrado y nos han exiliado. Por favor, agrúpense enfrenten sus diferencias y salgan adelante, pero por sobre todo, prepárense para pelear o desaparecerán. Entiendan de una vez que sus posturas, no pueden seguir siendo débiles y ambiguas. No miren para los lados, es con ustedes no hay nadie más. Después de ustedes no queda nada, vendrá el modelo deportivo cubano en el que los federativos simplemente no existen y los atletas son herramientas propagandísticas de una mentira social e incluso instrumentos de producción de dinero para la revolución.

Saludos y respetos,

Martrin Gutiérrez: deportista venezolano ex-Selección de Venezuela, orgulloso trabajador de la construcción en el exilio.

Deja un comentario