Maduro después de destruir el deporte venezolano, ahora monta sus shows

Por: Martrin Gutierrez.
Este jueves desde el Palacio de Miraflores Nicolás Maduro montó la escena para un show más, esta vez utiliza al indiscutible rey del cuadrilátero venezolano Roger Gutiérrez «The kid», quien además es el actual Campeón Mundial Súper Pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), para entregarle la orden Francisco de Miranda 1era clase.
Roger Gutiérrez, “The Kid”, consiguió el título mundial Súper Pluma (130 libras) de la AMB, al vencer al púgil nicaragüense René Alvarado por decisión unánime desde el American Airlines en EEUU.
El Zuliano logra el título a sus 25 años, mostrando que hoy es el mejor del mundo en su categoría.
Por otro lado, cabe destacar que en el evento presidencial no estuvo presente ninguno de los federativos del boxeo, ni del Comité Olímpico Venezolano. Claro y como iban a estar si este gobierno comunista a destrozado al boxeo nacional, aplicando una  interventora, anacrónica y estúpida ley del deporte gracias a la cual han creado federaciones paralelas con directivos puestos a dedo por el gobierno, que además dejan abandonadas a su suerte, porque incluso a las federaciones fantasmas que ellos mismos crean, después dejan sin recursos y se suman a esa montón de figuras simplemente burocráticas con nula capacidad operativa, sembrando solo  divisiones y peleas en los deportes  que no solucionan nada.
Observaremos qué beneficios traerá para el boxeo nacional, este evento nacional lleno de mucho show. Y es que cabe destacar que el boxeo es una de los deportes al que menos se le invierte, recientemente como parte de la política de (abandonó-destruyó-pintó y re-re-reinnaguró) que es la variante deportiva de la política comunista de «partirte las piernas para obligarte luego a que le des las gracias por las muletas», se re-re-reinauguró un gimnasio en Guárico – Zaraza.
Hasta ahora no se han visto publicaciones del campeón venezolano en su cuenta de redes sociales, solo una historia en la que mostró su cinturón.
Por: Martrin Gutierrez.

Deja un comentario