Miseria, colas y mentiras, es la realidad del día a día de los atletas y trabajadores del IND

Por: trcdeportepordentro.com

Este martes en las afueras del Instituto Nacional del Deporte (IND), la cola que ya es una escena común en el día día del venezolano, en esta oportunidad se tornó particularmente más tensa de lo normal.

Las mentiras de los gerarcas revolucionarios una vez más llegaron los deportistas y trabajadores del Instituto Nacional del Deporte, ofreciendo lo que ellos llaman «la proteína» pero como era de esperar ésta no llegó, adicionalmente a esto las bolsas de comida llegaron incompletas, con menos de los productos que originalmente llevan las cajas de alimentación revolucionaria, cosa que ya es común en el país que suceda.

Además de llegar incompleto todo lo que se había prometido lo acompañó la ausencia del pago de los sueldos de los trabajadores que debían recibir su nómina la semana pasada, para muchas personas ese sueldo es lo que esperan porque no tienen un trabajo extra por la pandemia, y de igual forma reciben estás malas noticias de parte de políticos que engañan y juegan con la comida del venezolano.

Es triste ver como a nuestros compatriotas se les ha forzado la normalizacion de de vivir estas escenas humillantes de repartición de la miseria, habría que ver si en algunas de las casas del señor Amarante, alguien come de este tipo de alimentación.

Las cajas llegaron incompletas ya que les faltaban un número importante de productos de primera necesidad, cosa que causó muchísima indignación y malestar, pero recuerden seguramente en ninguna de las casas de los gerarcas chavistas y dirigentes deportivos las cajas si están completas (recordemos que hace algunos meses el mismísimo ex-director de despacho del ministerio Joel Perez se vio envuelto en una reventa de cajas clap) .

Las normas de bioseguridad son usadas a conveniencia por el régimen y hoy no fue un día para respetar la distancia social, pero no se preocupen en algún momento habrá alguna excusa para encerrarlos o para distanciarlos.

Deja un comentario