Parte II. Los «volvidos» de Juan y las mentiras de Pedro: rostros del mediocre futuro de la política venezolana

Por: Martrin Gutiérrez.

En esta segunda parte nos referiremos a lo que habló en ese mediocre discurso el señor Pedro Infante. Con recortes de periódicos viejos, muchísima manipulación de datos y descontextualizaciones. Se expresó sobre «los chambistas» como jóvenes promotores de la paz y también de proteger a la mujer, a la madre, pero lo inaudito es que lo diga el diputado, quien el 10 de junio de 1997 mató a una inocente niña de un disparo, ¿lo recuerda?, seguro que sí.

Entonces precisemos: si las personas inscritas en el plan chamba son personas para promover la paz, explíquenos entonces porqué usted contrató delincuentes como vigilantes de Mindeportes, que después secuestraron a los atletas para robarlos y me refiero al caso Luis Ibana, quien fungía como vigilante del estadio de baloncesto Naciones Unidas y que secuestró a Julio Valera, ciclista venezolano.

Ahora que habla de eso, de promover la paz, explíquenos cómo, porque es usted quien apoya económica y logísticamente a bandas delincuenciales. Le recuerdo que en una persecución policial a uno de los delincuentes más prominentes de Caracas “El Coqui” fue incautado un vehículo oficial de su despacho durante su gestión como ministro, mismo que fue estrellado y abandonado en la persecución, y nos gustaría entender más su concepto de paz porque persiguió, apresó y mató a un presidente de la Federación de Fútbol, me refiero al señor Berardinelli, quien murió bajo el ilegal cautiverio que usted impulsó en sus ansias por dirigir la FVF. Dicho de su propia boca “si me dan esa federación, dejo esta mierd… de ministerio y financio unas cuantas cosas”, y si queremos hablar más. podríamos referirnos a todos los demás dirigentes deportivos que ha perseguido y apresado (pero eso será en otro artículo para no extendernos tanto).

Habla horrorizado de dos muertos y 17 heridos en 1962, pero no habla con el mismo horror de los 125 muertos durante la represión de gobierno en 2017, pero aquí algunos datos que seguramente olvidan cuando hacen esos análisis vacíos sobre la juventud venezolana. Le muestro más datos de la verdadera juventud venezolana, de los 125 muertos en las represiones del 2017 le comento que 16 eran menores de edad entre 14 y 17 años, otros 24 eran universitarios entre 18 y 25 años, además de 57 trabajadores que en su mayoría no llegaban a 40 años, asesinados por fuerzas de seguridad, grupos afines al gobierno y la guardia nacional. Yo no voy tan atrás a los años 40, 50 y 60, no voy hacia gobiernos de los que no queda nada, voy a este nefasto período chavista, y hasta aquí solo en el 2017.

Cita el señor Infante también un recorte de prensa del año 1991 en el que se refiere a una joven que muere de disparo en la cabeza (muy desafortunado y reprochable), pero no reprochas que a Jurubith Rausseo de 27 años la asesinaron ustedes de un disparo en la cabeza en 2019, José Figuera de 17 años lo mataron de un disparo en la cabeza o Génesis Carmona de 21 años también con disparo en la cabeza, una de más de 40 muertes en su mayoría jóvenes en 2014. ¿Ese es el amor por los jóvenes que plasmarán ustedes en leyes como Chamba Juvenil?

Jurubith Rausseo 27 años, Genesis Carmona 21 años, Jose Figuera17 años.

Son tan obscenamente manipuladores que citan la ley de vagos y maleantes que hace más de 20 años consideraría a un delivery, un vago, cuando hace más de 20 años no existían, ni estábamos experimentando el fenómeno del mototaxismo como en estos tiempos. Una clara aplicación anacrónica de un concepto para mentir, la tarea de estos nefastos personajes es manipular y descontextualizar para tratar de engañar a los incautos. Definitivamente la ley de vagos y maleantes no funcionó diputado Infante, porque usted asesinó una inocente niña de un disparo como ya mencioné en 1997 y la ley de vagos y maleantes no lo agarró. Bastó con esconderse en Mérida por algún tiempo y después irse a estudiar a Cuba.

Dice también “contrastando modelos, la revolución ha inaugurado 50 nuevas universidades”, pero por qué no le pregunta al diputado Jorge Rodríguez, que presidió esa sesión donde están estudiando sus hijos. Le puedo ayudar y decirle que Highland Institute y la Anahuac University no suenan como una de esas 50 universidades que dicen haber abierto, o también pregúntenles a todos estos jerarcas chavistas en cuál de estas 50 universidades bolivarianas estudian sus hijos pasando por Rosines, hija del mismo Chávez, quien estudia en la Sorbonne en Paris.

Y al final Pedro Infante cae en el dilema de los jóvenes profesionales que no trabajan en su profesión, lo dice el mismo, y le recuerdo señor Juan y señor Pedro, esto pasa porque su modelo de país destrozó el aparato productivo nacional. Y después de 20 años nos siguen hablando de construir, de potenciar y de la genial ley Chamba Juvenil, que nos es más que otra gran farsa de los politiqueros revolucionarios.

Por: Martrin Gutiérrez.

Deja un comentario