El toque fatal  Esgrimista Edson Acosta

Por: MsC. Odalys Camaray

Este pasado mes de julio del 2020 llenó de luto a la familia esgrimista venezolana, especialmente a la del estado Bolívar, con la perdida física del ex espadista Edson “Sensi” Alejandro Acosta Flores, de 36 años de edad, quien murió electrocutado la mañana del sábado 11 de julio, luego de que le cayó encima un cable de alta tensión cuando se encontraba en la gasolinera El Porvenir de Ciudad Bolívar, estado Bolívar. El deportista y armero de esgrima estaba haciendo una cola por gasolina en la estación de servicio y sorpresivamente la muerte le atacó dándole un toque mortal. Esto sucedió mientras hacía una enorme cola de dos días para cargar combustible, en el país con las reservas de petróleo más grande de Latinoamérica, donde para cargar gasolina se deben hacer largas colas durante días, o pagar altas sumas de dinero. A esto se le suma, la destrucción evidente del sistema eléctrico, en un estado de desidia y devastación, que cobra la vida de un inocente sin culpables aparentes. Cualquiera pudiera interpretar que su muerte se trató de una mala pasada del destino, pero señores en otras condiciones Edson no tendría que estar días haciendo cola para cargar gasolina, y el cableado eléctrico debería tener las condiciones adecuadas para no afectar a ninguna persona, y menos quitarle la vida; sin embargo, la destrucción de nuestro país es tanta, que este hecho lamentablemente es una de las consecuencias a los que están sometidos los ciudadanos venezolanos, incluyendo a la familia deportiva, que no está exenta de este tipo de sucesos.

Edson era del estado que ha dado las generaciones más importantes de la esgrima venezolana en los últimos 20 años. Se formó en la escuela de la dominante espada bolivarense junto a los hermanos Limardo, y atletas como Wolfang Mejía, y María Gabriela Martínez. Pues “Sensi” como le conocíamos, fue medallista del estado Bolívar en competencias como en los extintos Juegos Nacionales. Y posteriormente, tras su retiro, se convirtió en el armero del estado, y luego de la selección nacional. Pero, debido a la situación crítica del país y a la falta de salarios dignos, Edson tenía que trabajar en otras labores para poder sustentarse, entre las que se encontraba hacer transporte de manera informal en Ciudad Bolívar, y de esta forma poder ganarse la vida. Esta es la realidad de muchos deportistas, entrenadores y profesionales del deporte en Venezuela, razón que ha llevado a miles de atletas a salir del país y representar a otras naciones.

Esta triste noticia, no solo es lo único que ha padecido la esgrima bolivarense, debido a que también sus instalaciones (Gimnasio de Esgrima Jesús “Chuchu” Gruber) se encuentran en el abandono total, un nido de ratas y delincuentes, devastado en su totalidad; situación que estaremos ampliando en un próximo artículo.

Para finalizar, no me queda más que extender a toda la familia de Edson mis más sentidas condolencias. Para los que lo conocimos, nos queda de él muy bonitos recuerdos de un gran compañero y amigo, alegre, elocuente, y un gran trabajador del deporte. Edson, fuiste víctima de un contrincante muy feroz que te atacó sin percatarlo, como un traidor, y te realizó el último toque, un mortal toque, que te quitó la vida en cuestión de minutos. Te recordaremos de la mejor manera, con tus chistes y bromas, paz a tu alma.

3 comments

Deja un comentario